Archivo mensual: noviembre 2012

El dilema de acudir o no a la ampliación de capital del Banco Popular

CONSULTORIO EMPRESARIAL SOLUFINA

(enlace Atlántico Diario) 

Soy accionista del Banco Popular desde el 2005 al adquirir 5.000 acciones a 9,8€. En ese momento, pensaba que comprar acciones era una manera de ganar dinero, no sólo por la revalorización del precio de las mismas, sino también por el reparto de dividendos. A partir del 2007, el valor de la acción empezó a caer, pero seguía siendo optimista, no di orden de venta, pues pensaba que se iba a recuperar.

Hace unos días el Banco Popular ha anunciado una ampliación de capital, que en caso de acudir a la misma, implicaría un desembolso por mi parte. Llevo una pérdida considerable en estas acciones como consecuencia del desplome en bolsa de los bancos en general y del Popular en particular, y sinceramente, no sé qué hacer. ¿Podría explicarme en qué consiste la ampliación y aconsejarme si debo o no acudir a la misma?

RESPUESTA:

Como consecuencia de los resultados de las pruebas de resistencia elaboradas por Oliver Wyman, el Banco Popular presenta un déficit de capital de 3.223 millones de euros en un escenario macroeconómico muy adverso. En lugar de esperar las ayudas a la banca convenidas con Bruselas, el Banco Popular ha acordado una ampliación de capital de hasta 2.500 millones de euros.

Se trata de una ampliación no liberada, es decir, los accionistas tienen que aportar dinero para las nuevas acciones. Estos accionistas pueden ser los actuales del Banco Popular, que tendrán derechos de suscripción preferente (DSP) o nuevos inversores, bien institucionales y minoristas.

A cada accionista le corresponderá 1 DSP por cada acción de su titularidad. Cada DSP dará derecho a suscribir 3 nuevas acciones a un precio de 0,401 euros por cada acción.

Al ser usted accionista tiene que tomar una decisión en relación a los DSP que tiene correspondientes a las acciones que posee. Estos DSP empezaron a cotizar el miércoles y lo harán hasta el 28 de noviembre.

Las opciones que tiene en relación a los DSP son tres:

  1. Acudir a la ampliación, con todos o parte de los derechos (si vende alguno) y desembolsar 0,401 euros por cada acción nueva.
  2. Vender los derechos y no acudir a la ampliación.
  3. No hacer nada, en cuyo caso, los derechos se extinguen automáticamente. Generalmente, la entidad financiera le comunicará que procederá a la venta, pero le recomendamos que se asegure de esto.

En la opción 2, vender los derechos y no acudir a la ampliación, indirectamente está vendiendo una parte de su participación al valor actual de cotización.

Si analiza el precio de la ampliación de capital, este supone un descuento del 64% respecto al precio de cierre del viernes pasado. La acción cotiza a 0,36 veces el valor en libros, frente a 0,54 veces que es la media de siete bancos. Y La ratio capitalización/margen de explotación es de 1.14 para la acción del Banco Popular, mientras que la media de siete bancos alcanza la ratio de 2.5.

Si usted piensa, que la acción se recuperará, suscriba la ampliación; mientras que si piensa, que la acción continuará cayendo, debería vender los derechos.

El descuento ofrecido nos parece atractivo, pero sólo una confianza en el plan de negocios presentado por la entidad y un horizonte temporal de inversión a largo plazo, haría que la inversión fuese recomendable.

Teresa Mariño

Socia Solufina

http://www.solufina.es

Anuncios

¿Se puede revisar el valor de venta de una compañía?

CONSULTORIO EMPRESARIAL SOLUFINA 

(enlace Atlántico Diario)

Un matrimonio tenía la propiedad de una sociedad patrimonial, formada por bienes inmuebles, activos financieros y un negocio empresarial dedicado a la fabricación y venta de tapones de corcho para la industria del vino. Dicho matrimonio decide separarse, lo que implicó la valoración de los bienes de la sociedad patrimonial para el reparto de los mismos.

A la mujer se le adjudicaron una serie de bienes inmuebles y el importe en dinero correspondiente de dividir el negocio empresarial al 50%. La parte que se le adjudicó del negocio empresarial fue valorada en 2 mn. €

Sin embargo, ahora, casi dos años después de llegar a ese acuerdo, la mujer plantea que el valor adjudicado al negocio fue menor del real y exige una compensación económica, sino demandará el acuerdo alcanzado.

¿Me puede indicar cómo se debe actuar en este caso?

RESPUESTA:

Necesitaríamos conocer cómo se llegó al valor de los 2 mm. por el 50% del negocio empresarial. Lo correcto hubiese sido valorar la compañía por un método apropiado para ello y tener una valoración a la fecha en que se realizó la transmisión.

Entre los métodos de valoración más utilizados por los profesionales para empresas, destaca el descuento de flujos de caja basado en valorar la empresa en un momento concreto y en función de la capacidad que tienen los activos para generar flujos de caja futuros; posteriormente, dichos flujos serán descontados a una tasa que refleje el riesgo empresarial. Su cálculo abarca dos etapas:

  • Análisis del pasado, donde se estudia y evalúa la información disponible sobre la empresa en los ejercicios previos a la valoración. Para ello se tendrá en cuenta tanto la información interna (datos contables de los últimos ejercicios) como la información externa sobre el comportamiento del mercado en igual período que el analizado para la empresa.
  • Perspectivas de futuro, donde se trata de conocer lo que ocurrirá en los próximos ejercicios, de acuerdo con la trayectoria de la empresa y basados, a ser posible, en ‘datos auditados’.

Vamos a pensar que sí existe una valoración de la empresa, en este caso, nuestro consejo es que se revise dicho informe de valoración con detalle y se haga hincapié en las previsiones y proyecciones claves utilizadas para determinar el valor de la empresa.

La situación económica desde el 2010 se ha deteriorado en el sector en que la empresa trabaja, venta de tapones de corcho para la industria del vino. Con el entorno sectorial más dañado y unas previsiones realizadas en el 2010, las hipótesis de negocio utilizadas para la valoración podrían ser más optimistas que el comportamiento real que el negocio tuvo. En este caso, la revisión de la valoración de la empresa sería a la baja, lo que no interesará a la parte que está planteando la revisión.

Por tanto, revise con detalle las previsiones utilizadas en la valoración y justifique el deterioro del negocio, como arma negociadora para no llegar a una revisión del acuerdo alcanzado.